Delia Rivas – Toda una vida escalando sueños

margaritatoday_vii_orgullomargariteno_1a

Vivir una vida extraordinaria ha sido su gran emprendimiento. Si alguien sabe de emprendimiento, esa es Delia Rivas. Toda su vida ha sido un constante emprender. Esta margariteña nacida en Porlamar, diagnosticada desde los 3 meses con Osteogénesis Imperfecta (huesos de cristal), decidió que viviría  una vida extraordinaria y ese ha sido su gran emprendimiento.

Delia tuvo una niñez muy difícil, caminar fue complicado para una pequeña que desde los 3 años sufrió de constantes fracturas. “Pero Dios me premió con unos padres maravillosos. Mi mamá me enseñó a no amilanarme nunca por nada y a salir adelante. Mi papá es médico y gracias a eso he recibido la ayuda que he necesitado. La última vez que conté una fractura iba por la número 25 y decidí no contar más”, dice con una gran sonrisa en su rostro.

Hablar con Yeyita como le dicen  cariñosamente es contagiarse de energía  y buena vibra. “Aprendí a aceptarme y amar mi condición, a veces la veo como una bendición porque gracias a ella aprendí a  madurar y a valorar las cosas tal vez más que otras chicas de mi edad. Mi condición se llama osteogénesis imperfecta pero ha hecho mi vida relativamente perfecta. En algún momento me dedique a preguntarme el porqué me pasaba eso a mi.  Empecé a buscar el para que y a través del para qué, entendí que mi misión en este momento es  motivar y ayudar a los demás, que puedo construir las cosas que yo quiero sin ningún tipo de limites, el limite está en a cabeza”.

Una vida para emprender

Delia comenzó su emprendimiento siendo muy joven, en el 98 cuando tenía 16 o 17 años de forma autodidacta y luego siguió con profesores para perfeccionar su técnica. Al principio lo hacía porque necesitaba distraerse y sentirse mejor. Primero fue la bisutería, luego la orfebrería y después tomó el camino  del alambrismo y sus diferentes técnicas. Hacía cosas para su familia y amigas y se dio cuenta que a la gente le gustaban mucho, pero  las regalaba porque  no sabía comercializar su producto, ni como ponerle precio a su trabajo.

Sin dejar la orfebrería, Delia completó su carrera como abogada, especialista en violencia de género. Desde hace 5 años trabaja en la Fundación Nueva Mujer Margarita y actualmente coordina dos centros dedicados a atender casos de violencia de género, allí ha ayudado a muchas mujeres víctimas a salir  de esa situación.

margaritatoday_vii_orgullomargariteno_1b

Gracias a los cursos para emprendedores que dan en la Universidad Corporativa de Sigo, Delia comenzó a entender la filosofía del emprendimiento y la puso en práctica en su  Taller de orfebrería “Yeyita Bijoux” y en  otros proyectos. “Normalmente las personas que emprenden abandonan sus profesiones y se dedican a su  sueño de emprender, pero en mi caso  he podido combinar mi pasión por mi profesión de abogado con mi emprendimiento y han surgido proyectos a nivel social, como “Joyas con Historia”,  en el cual se mezclan  la orfebrería con mi lucha por la equidad y la inclusión de género y gracias al cual he logrado empoderar a mujeres que a través del emprendimiento han encontrado un estilo de vida libre de violencia.

“Joyas con Historia” fue reconocido en el año 2015, con la mención especial Resiliencia e inclusión de género, premio que otorga el Citi Bank a nivel nacional. Ese mismo año recibió un premio a lo Hecho en Margarita, de manos de la Cámara de Comercio del Estado Nueva Esparta,  por la labor de emprender y creer en lo hecho en nuestra Isla.

Grandes metas, grandes logros

Sin duda este ha sido un gran año para Delia Rivas, fue postulada por la Fundación Nueva Mujer Margarita  para representar a la mujer latinoamericana en el programa “Mujeres líderes en la región Agentes de Cambio Social”,  realizado por el departamento de estado de los Estados Unidos y luego de ser sometida a un año y medio de evaluaciones fue seleccionada.

“Fue una experiencia maravillosa en la cual tuve la oportunidad de representar a mi país y a la isla de Margarita y hablar sobre la problemática de la mujer en América Latina. Tuve la dicha de compartir con 14 mujeres de 9 países diferentes de Latinoamérica, alcaldesas, vice alcaldesas, ministros, secretarias de  gobierno y cada una con visiones muy distintas. Fue una experiencia maravillosa que trajo otras cosas, entre ellas fui entrevistada por Ismael Cala en CNN. Hablamos de mi vida  y como he podido ir escalando  sueños a pesar de mis dificultades. A mis 33 años he hecho muchísimas cosas que jamás imaginé que iba a poder hacer”.

Escalando Sueños

Toda una vida emprendiendo a pesar de las adversidades que le puso el destino en su camino, llevaron a Yeyita a conseguir una nueva pasión: inspirar y motivar a las personas a lograr lo que se proponen. Ahora emprende una nueva carrera como conferencista.

margaritatoday_vii_orgullomargariteno_1c

“Mi nuevo emprendimiento, se llama  “Escalando Sueños”,  es un conjunto de herramientas que yo he utilizado a través de mi vida para poder salir adelante.

Utilizamos la filosofía de la escalada, un deporte extremo que jamás he practicado ni practicaré por  la condición ósea que tengo. Pero esa filosofía te invita a que primero conozcas bien quien eres para poder escalarte.  Utilizamos la montaña o ese mural de piedras llena de rasgaduras y hendiduras que nos simbolizan. No están perfectamente diseñadas, al igual que nosotros, los seres humanos. Nos visualizamos escalando esa montaña que somos nosotros mismos y llegamos a una cima maravillosa que son nuestras metas”.

Ahora Delia se prepara para seguir escalando sus sueños y emprendiendo. Le gustaría llevar sus conferencias a nivel internacional y ya comenzó a escribir un libro. Al preguntarle que le quisiera regalar a Margarita contestó: “Reestructuraría las vías para que sean más accesibles a personas con discapacidad. Quisiera que  la gente fuera más conciente, que apreciara más lo que tiene porque en otros países cuidan y se comportan como ciudadanos ejemplares y aquí hacen desastres. Creo que le regalaría a la isla el poder de la conciencia”.

Así es Delia Rivas, orgullo margariteño y el más fiel ejemplo de resilencia. Una gran mujer que a través de las dificultades adquirió las herramientas para salir adelante y enseñarnos que la discapacidad está en la mirada del otro y que no hay sueños imposibles si hay voluntad.

Más información a través de la web: http://www.yeyita.com

Instagram: @yeyitabijoux / Twitter: @yeyita99

 

Texto: Desirée Depablos / Fotografía: Régulo Briceño

Publicado en el margaritatoday.com.

Roselys Cabrera – “El educador marca una huella para toda la vida”

margaritatoday_VI_orgullomargariteno1a

La educación es un valor que define a un pueblo y Roselys Cabrera ha dedicado su vida entera  a prepararse porque piensa firmemente que el educador marca una huella para toda la vida.

Conferencias, ponencias, investigaciones y proyectos han sido los senderos de su vida. Siempre soñó con estudiar y aunque en un principio quiso ser periodista, encontró su verdadera vocación  en la pedagogía. Licenciada en Educación, Mención Castellano y Literatura, Doctora en Educación y Magister en Educación Ambiental, actualmente ocupa el cargo de Delegada de Cultura y Extensión en la Universidad de Oriente, Núcleo de Nueva Esparta.

¿Como descubres tu vocación para ser educadora? 

– Estuve mucho tiempo viviendo con mi abuela y allí tuve la oportunidad de escuchar unas historias que sembraron en mi muchas inquietudes. Había dos cosas que me llamaban poderosamente la atención, el periodismo y la educación. Conseguí el cupo en la UDO para estudiar educación  y allí comenzó mi trabajo. Desde el mismo instante que  entré en la universidad me dije esto es lo que me gusta. Allí tenía la posibilidad de compartir con los grupos de teatro, leer poesías, escuchar a los muchachos cuando cantaban y eso alimentó mucho más mi deseo de ser educadora.

¿Hubo algún maestro que te marcara?

-Había dos profesores. Pedro Plaza, quien era chileno; moría cada vez que leía los poemas de Neruda, Gabriela Mistral y por supuesto Andrés Eloy Blanco. Eso para mí fue extraordinario. También recuerdo una profesora llamada Rosario, ella trabajó la parte de la educación con la oratoria y las ayudas audiovisuales y eso me encantó, pienso que era la mejor manera de darnos las herramientas para poder llegar y compartir el conocimiento con nuestros estudiantes. Ellos me marcaron muchísimo.

¿Es el maestro un promotor cultural?

-No hay línea divisoria. Cuando vemos el mar al final el horizonte, siempre vemos como una línea, la vemos pero esa línea no existe. De igual manera es la educación con respecto a la cultura, están amarradas, enamoradas. Hay que comenzar por enamorarnos de nuestra herencia cultural. Invito a la gente a que la reviva de la mejor manera. Tenemos un tesoro que podría ser el oxigeno que necesitamos apara enfrentar esta realidad que hoy día tenemos. Revivir nuestras querencias nuestro pasado histórico de la mejor manera. Las matronas, los lugares, las huellas que dejaron, como el mejor ejemplo de lo que deben ser los verdaderos hombres y mujeres nobles que engrandecen el desarrollo de un país.

¿Cómo enseñar al niño y al joven a cultivar el alma  y el amor a su país y a su cultura?

-Dándoles responsabilidad, y esa responsabilidad comienza en el hogar y continúa  en la escuela. El mismo docente debe dejar la apatía. El hombre tiene una responsabilidad muy grande y la perdió de vista porque se sintió ser supremo y creyó que la naturaleza estaba solo para servirle. Somos parte de la naturaleza y debemos convivir de la mejor manera.

margaritatoday_VI_orgullomargariteno1b

¿Piensas que estamos preparados para una educación inclusiva?

-Hoy estoy acompañada de Lubert Pulval, padre de Los Parranderos de la Paz, quien es invidente, estamos ahora montados con la parte de proyectos que incluyan cada día más  a personas que tienen capacidades diferentes. Tenemos que trabajar más en eso desde la infancia. Siempre llevo a mis alumnos para que toquen esa realidad. Hoy día el número de niños con diversidad funcional se ha incrementado y necesitamos un mayor número de profesionales especializados. La universidad debe dar respuesta a la formación de personal especializado para trabajar con estos chicos que pueden desarrollar talentos extraordinarios. Creo que se deben actualizar los pensum de estudios y ajustarlos a la realidad que tenemos.

¿Cuáles crees que son las fortalezas y debilidades de nuestro sistema educativo?

La fortaleza que tenemos es el recurso humano comprometido, preparado que realmente tiene ganas de hacer pero a veces no tiene como. La debilidad,  es la manera como se está manejando, la falta de recursos, la falta de valoración, la trastocación si se quiere de lo que eran los pilares fundamentales de la educación. No se puede aprobar un joven solo porque se tiene que aprobar. Se trata de  enseñar y formarlo con calidad, que sea capaz de tomar las herramientas que le da el maestro, para hacerse un buen hombre con valores. Que pueda tolerar, convivir, ser justo, ser solidario. Vamos a darle al maestro el sitial que se merece. Tenemos excelentes profesionales, comprometidos con el desarrollo del país y definitivamente para rescatar al ser humano.

¿Qué conocimientos complementarios además de su formación debe tener un gestor cultural?

– Debe ser muy amplio, tener un perfil que comienza por ser sensible porque esa sensibilidad es la que te motiva a querer seguir aprendiendo y dando.

¿Qué te falta por hacer, cuáles son tus próximos proyectos? 

– Creo que es hora de sentarme a recoger todo lo que he escrito. Mi tesis doctoral se titula “El discreto encanto de la pedagogía intercultural, senderos de la interpretación”, precisamente rompí un poco con los paradigmas y el jurado me sugirió que la publicara. Acabo de entregar un trabajo de ascenso que se llama “Cartografía de la sensibilidad identitaria del margariteño”. Quiero tener una producción que quede como un referente y también quiero recoger una cantidad de poemas que tengo por ahí. No me gustaría dejar de servir a mi pueblo porque lo quiero mucho, el día que me quede quieta será el último día de mi vida.

-Si te concedieran un deseo para la isla de Margarita ¿Que pedirías?

Primero pediría que se desaparecieran todos los estados de egoísmo y de violencia que no son  nuestros, que retomáramos nuevamente en este tiempo al margariteño de antes, que pudiéramos vivir con las puertas abiertas. Que pudiéramos compartir con el vecino lo que tenemos en nuestra casa, que pudiéramos disfrutar de una noche en la playa sin tener el temor de que nos van a  asaltar o a matar. Que pudiéramos tener a nuestros niños corriendo, montando voladores o haciendo cualquier juego en la calle, en la playa, en las plazas, sin temor. Eso es lo que yo quisiera, que volviéramos a vivir en paz.

margaritatoday_VI_orgullomargariteno1c

Y con estas palabras nos despedimos de Roselys Cabrera una mujer con una sensibilidad a flor de piel que desborda sentimiento y pasión en cada palabra, dedicada en cuerpo y alma  a formar seres “humanos”, porque cree firmemente que tenemos que recuperar la humanidad, una mujer hija de esta tierra insular, orgullo margariteño.

Texto: Desirée Depablos / Fotografía: Régulo Briceño

Publicado en el margaritatoday.com.

Cheo González – Armonías que no volverán

La música margariteña no tendrá el mismo sonido sin el trovador de Juangriego, un artista irrepetible que marcó un antes y un después en nuestra música popular

margaritatoday_orgullomargariteno_V_CHEOGONZALEZ
Cheo González

Hablar de Cheo González, es a algo que a quienes tuvieron la fortuna de compartir amistad, proyectos y vida con él, produce un gran vacío, tristeza y nostalgia por la pérdida del amigo, compañero, músico y gran ser humano que fuera en vida.  Compositor, cantante, músico de la agrupación margariteña Opus 4, y artista a tiempo completo, compartía su pasión por la música con el ejercicio de su profesión de arquitecto y su trabajo en la Universidad de Oriente.

Nacido en Juan Griego,  tierra de los crepúsculos multicolores, encontró en  el mar y el amor, su principal fuente de inspiración. Deja un legado de 25 piezas musicales, entre ellas, de su completa autoría: Juangriego Adorado, Recuerdos de mi Juangriego, Amanecer de Pescadores, Diciembre Florido, Vengase Pa’acá Compay, La Parranda de Tella y Estelio y María Rosario. Y de las plumas de Victoria Rodríguez, Emiro Marcano Maza, Guillermo García Campos, Marco Antonio Delgado, Mauro Nircho y Luis Rodríguez Alfonzo, temas como:  Salvemos el Mar Azul,  Betoval, Isabella, Perfuma mi Alma tu Recuerdo y Juangriego Desperté Soñando Contigo, entre otros.

Allegados a este gran trovador que partió trágicamente dejando un vacío en el sector cultural y musical del estado Nueva Esparta, hoy lo recuerdan a través de vivencias y anécdotas.

margaritatoday_orgullomargariteno_V_JOSEMOTA_CHEOGONZALEZ_JUANROJAS
Juán Rojas, Cheo González y José Mota

José Mota, conoció a Cheo González en el año 1988,  cuando llegó de Barquisimeto. “Yo estaba en un grupo que se llamaba Horizonte con Juan Rojas.  En ese momento Cheo era desconocido pero entendimos que tenía un talento especial para la música y aportaba nuevas cosas a lo que nosotros estábamos haciendo. Puedo describirlo como músico autodidacta de altísimo nivel, con una sensibilidad única, capaz de encontrar cosas donde otros no eran capaces de encontrarlas. Fue Una persona muy dedicada que combinaba muy bien su profesión de arquitecto con su tema musical. Eso lo hacía un hombre metódico a la hora de trabajar. Como ser humano era un tipo amplio llano, un hombre con el que aprendí a tener conversaciones de altísima calidad. Los últimos 10 años logramos consolidar una excelente amistad y descubrí cosas que mucha gente quizás desconoce. En teoría era un hombre muy serio y circunspecto, pero también era un jodedor de primera clase. Con un humor increíble. Hacia unas imitaciones de borracho que eran para desternillarse de la risa. Aprendimos a quererlo. Entre nosotros se formó una magia invisible para muchos pero muy tangible para nosotros como compañeros músicos, compartimos como unos 20 años”

margaritatoday_orgullomargariteno_V_LUCIENNESANABRIA
Lucienne Sanabria

Para Lucienne Sanabria, Cheo González fue más que un amigo, un hermano y maestro.  Lo conoció en el Grupo Escolar Antonio Díaz cuando ambos estudiaban primaria: Años más tarde, Cheo se fue a estudiar Arquitectura en la Universidad de Los Andes y fue en esos años cuando realmente se estrecharon los vínculos de amistad, la música los unió.

Mientras Cheo estuvo en la ULA se nutrió mucho participando en Coros y Ensambles Vocales. Conoció al maestro Luis Naguna y la gente del grupo Raíces, uno de los ensambles instrumentales más importantes de Venezuela, eso lo ayudó a crecer como guitarrista por un lado y conocer a los músicos andinos que  para la época, marcaban pauta a nivel nacional. Perteneció a la Cantoría de Mérida, una agrupación puntal en el canto coral en los andes venezolanos. Tuvo grandes maestros y con todo ese bagaje de conocimientos vino a Margarita.

“En mis inicios como cantante, en los años 80 cuando comencé en la Orquesta Típica Margariteña con el maestro Beto Valderrama, Cheo estuvo muy vinculado a mí, el guió mi manera de cantar. Me decía  cómo debía sonar mi música para que llegara el mensaje, que impactara a la gente. Cómo debía ser el sonido de la voz, el color, el brillo y de qué manera interpretar los diferentes géneros.. Desarrollamos una hermosísima dialéctica. Me decía – no cantes lineal, no cantes una canción de arriba abajo pensando en otra cosa-. Eso perduró a lo largo de más 30 años. Lo extraño muchísimo. No hay palabras para expresar lo que siento ante la pérdida de este amigo entrañable, leal que siempre estuvo cuando lo necesite y me acompañó en todos mis sueños musicales. Siento mucha tristeza porque además hay música irrepetible, que no va a sonar igual. Fue un maestro y así lo presentaba”.

margaritatoday_orgullomargariteno_V_CHEOHURTADO
Cheo Hurtado

Para Asdrúbal José Hurtado Aguilar (Cheo Hurtado), la voz de Cheo González y su manera de interpretar, fue  única, una de las mejores voces de Venezuela y de Latinoamérica, además  una persona maravillosa, un ser humano indescriptible. “Conocí al compai Cheo hace muchos años, estaban en la producción del primer disco de Opus 4 y me invitaron a que fuera el productor artístico. Allí comenzó una amistad infinita que aún perdura donde quiera que él pueda estar. Siempre nos unió de una manera incondicional, el amor por la música. Teníamos una manera de tocar guitarra que parecía que siempre estábamos ensayados, coincidíamos en los mismos acordes y las mismas armonías, siembre bajo una  mirada cómplice. Compartimos algo maravilloso, dábamos serenatas por teléfono a cualquier hora de la madrugada con el cuatro y la guitarra y también en los muelles de Juangriego. Fue dedicado y detallista, tocaba esa guitarra de acompañamiento popular que hace mucha falta en el país, con una manera de armonizar y un estilo muy particular”.

margaritatoday_orgullomargariteno_V_JUANROJAS
Juan Rojas

Por su parte, Juan Rojas, compartió 25 años con Cheo González en la agrupación Opus 4. Contó de manera anecdótica como se conocieron un 23 de diciembre dando una serenata  al Parroco del Valle Carlos Romero, quien no estaba en su casa.  “Entonces fuimos a la casa de Cheo, allá amanecimos comiendo hallaca y bebiendo Buchanans y nació una gran amistad.  Yo le hablé de Eddy Marcano y comenzamos a tocar juntos sin tener siquiera la idea de formar un grupo. Un día. El locutor Cesar Eduardo Ramón Rivera, productor ejecutivo de Super K La Caribeña y nos invitó a hacer una grabación que fue radiada y a la gente le gustó. Cheo tenía una forma de armonizar diferente y una forma especial y espectacular de tocar la guitarra que yo no se la conozco a nadie. Teníamos una afinidad musical increíble, era como un matrimonio”

“Cheo era un personaje, tenía un gran sentido del humor.  Lo recordamos con mucho cariño y sentimos su partida muy profundamente. A mí me afectó mucho, entre nosotros había una gran hermandad. La gente que hizo eso con Cheo no sabe lo que hizo. Él era uno de los talentos más prolíferos de la isla de Margarita. Perdimos uno de los baluartes más connotados musicalmente hablando, inigualable. Su voz era extraordinaria, para mí  uno de los mejores cantantes del planeta”, dijo Juan Rojas.

margaritatoday_orgullomargariteno_V_LOURDESCOELLO
Lourdes Coello

La doctora Lourdes Coello “Lula”, su viuda,  quien  es guitarrista de la Orquesta Típica Margariteña, compartió con Cheo más que la vida. Se conocieron en la Iglesia de San Lorenzo, en El Maco cuando su sobrino fue a tomar la Primera Comunión y ella cantaba en el Coro. “Cuando lo vi entrar me enamoré. En esa iglesia nos casamos. Cheo diseñó el altar, los monumentos y todas las cosas que se hicieron allí. Todo está impregnado de su arquitectura y sus diseños. Allí hacíamos el trabajo en conjunto para cantar a la iglesia y a la Virgen del Valle”, comenta Lula.

“Fue mi consejero, mi mejor amigo, me ayudo en todos los proyectos que emprendí incondicionalmente, incluyendo mi consultorio Como esposo era un hombre muy amoroso y era también un niño muy juguetón cuando se lo proponía. No tuvimos hijos, perdimos una bebé pero teníamos un loro y 4 periquitos que llamábamos los niños y con ellos era el completo niño, dejaba de ser aquella persona seria y responsable, sobre todo cuando  hablaba con Ruperto que era su mascota preferida. Hay una faceta de Cheo que muchos no conocen. Era un excelente pintor al carboncillo y a la acuarela y en sus momentos libres se dedicaba a hacer caricaturas que aún conservo”.

“Tenía un oído musical que no tiene nadie aquí. No sé si fue un músico prestado a la arquitectura o un arquitecto prestado a la música. Fue un hombre meticuloso, con un nivel de exigencia muy alto, creó música, con un aprendizaje auto didáctico, pero con un oído prodigioso para la guataca, termino muy utilizado entre músicos. Compuso ritmos en los géneros de vals, merengue, pasodoble, canción de cuna, baladas y aguinaldos, siendo estos últimos los que más le apasionaban. Tanto en Barquisimeto 4 como en Opus 4, agrupaciones que fundó, Cheo dio a conocer su particular estilo de compositor y arreglista.

Finalmente Lula dijo que está preparando una producción musical con los 25 temas que dejó Cheo González. La primera edición incluirá un tema que nadie conoce titulado  “Perfuma mi alma tu recuerdo“, con letra de Guillermo García Campos. “Cheo fue un personaje que por su humildad nunca quiso dar a conocer se don que tenía como artista. Como dijo Beto,  se fue con unas armonías en la guitarra que no las encontraremos más. Nuestra siempre recordada Maestra Modesta Bor, se sentaba a su frente, para plasmar en un pentagrama musical los acordes que él ejecutaba mientras tocaba su guitarra. De ella, se tienen dos hermosos arreglos corales: Dame una Ilusión y Cayena, música de Cheo y letra de Victoria Rodríguez. Cheo se fue con muchos conocimientos que no pudimos tomar. Era capaz de reproducir los acordes de su guitarra en cualquier instrumento que se proponía ejecutar. Así me acostumbró a dormir con su música, me cantaba con el teclado sin saber tocarlo, buscando en él los  sonidos de la guitarra”, concluyó Lula.

Nació el 26 de mayo de 1958, hijo de Félix Rafael González, precursor del turismo en Nueva Esparta y Tomasa Vicent de González. Desde muy niño, sintió inclinación  por la música, recibiendo sus primeras lecciones con el maestro Luis Manuel Gutiérrez. Posteriormente comienza a estudiar Guitarra de forma autodidacta. En 1976 inicia su carrera como cantante.  En 1985, funda en el Estado Lara,  la Agrupación “Barquisimeto IV” y más tardefunda conjuntamente con los maestros Juan Rojas, Eddy Marcano y Johnny Escobar, la Agrupación Opus 4 (1989) realizando el  9 de septiembre de 1990 su primera aparición pública.

El primer acetato de Opus 4 fue grabado en Caracas con José Mota en el bajo. Luego en el año 93 hicieron un CD que se llamó Margariteñadas, el primer disco en este formato  que se hizo en Margarita.

Hizo 23 años de vida Universitaria. Como Delegado de Cultura o como Delegado de Planta Física, de la Universidad de Oriente Núcleo Nueva Esparta, siempre llevó muy en alto la promoción y proyección de la música Margariteña.

Durante 25 años fue la voz líder y guitarrista de la agrupación Opus 4, de fama internacional y referente de la música margariteña. Estaba casado con la doctora Lourdes Coello, “Lula”.  Muere el 1 de Febrero de 2016,  a casi un mes de ser herido de gravedad, por varios sujetos que asaltaron su residencia ubicada en el sector El Maco, municipio Gómez, cargando con artículos y joyas de valor.

Texto: Desirée Depablos / Fotografía: Régulo Briceño

www.margaritatoday.com

Orgullo Margariteño

Cheo González – Armonías que no volverán

La música margariteña no tendrá el mismo sonido sin el trovador de Juangriego, un artista irrepetible que marcó un antes y un después en nuestra música popular
24 Mayo 2016 | Desirée Depablos, MargaritaToday.- Hablar de Cheo González, es a algo que a quienes tuvieron la fortuna de compartir amistad, proyectos y vida con él, produce un gran vacío, tristeza y nostalgia por la pérdida del amigo, compañero, músico y gran ser humano que fuera en vida.  Compositor, cantante, músico de la agrupación margariteña Opus 4, y artista a tiempo completo, compartía su pasión por la música con el ejercicio de su profesión de arquitecto y su trabajo en la Universidad de Oriente.
Nacido en Juan Griego,  tierra de los crepúsculos multicolores, encontró en  el mar y el amor, su principal fuente de inspiración. Deja un legado de 25 piezas musicales, entre ellas, de su completa autoría: Juangriego Adorado, Recuerdos de mi Juangriego, Amanecer de Pescadores, Diciembre Florido, Vengase Pa’acá Compay, La Parranda de Tella y Estelio y María Rosario. Y de las plumas de Victoria Rodríguez, Emiro Marcano Maza, Guillermo García Campos, Marco Antonio Delgado, Mauro Nircho y Luis Rodríguez Alfonzo, temas como:  Salvemos el Mar Azul,  Betoval, Isabella, Perfuma mi Alma tu Recuerdo y Juangriego Desperté Soñando Contigo, entre otros.
Allegados a este gran trovador que partió trágicamente dejando un vacío en el sector cultural y musical del estado Nueva Esparta, hoy lo recuerdan a través de vivencias y anécdotas.

José Mota, conoció a Cheo González en el año 1988,  cuando llegó de Barquisimeto. “Yo estaba en un grupo que se llamaba Horizonte con Juan Rojas.  En ese momento Cheo era desconocido pero entendimos que tenía un talento especial para la música y aportaba nuevas cosas a lo que nosotros estábamos haciendo. Puedo describirlo como músico autodidacta de altísimo nivel, con una sensibilidad única, capaz de encontrar cosas donde otros no eran capaces de encontrarlas. Fue Una persona muy dedicada que combinaba muy bien su profesión de arquitecto con su tema musical. Eso lo hacía un hombre metódico a la hora de trabajar. Como ser humano era un tipo amplio llano, un hombre con el que aprendí a tener conversaciones de altísima calidad. Los últimos 10 años logramos consolidar una excelente amistad y descubrí cosas que mucha gente quizás desconoce. En teoría era un hombre muy serio y circunspecto, pero también era un jodedor de primera clase. Con un humor increíble. Hacia unas imitaciones de borracho que eran para desternillarse de la risa. Aprendimos a quererlo. Entre nosotros se formó una magia invisible para muchos pero muy tangible para nosotros como compañeros músicos, compartimos como unos 20 años”

Para Lucienne Sanabria, Cheo González fue más que un amigo, un hermano y maestro.  Lo conoció en el Grupo Escolar Antonio Díaz cuando ambos estudiaban primaria: Años más tarde, Cheo se fue a estudiar Arquitectura en la Universidad de Los Andes y fue en esos años cuando realmente se estrecharon los vínculos de amistad, la música los unió.
Mientras Cheo estuvo en la ULA se nutrió mucho participando en Coros y Ensambles Vocales. Conoció al maestro Luis Naguna y la gente del grupo Raíces, uno de los ensambles instrumentales más importantes de Venezuela, eso lo ayudó a crecer como guitarrista por un lado y conocer a los músicos andinos que  para la época, marcaban pauta a nivel nacional. Perteneció a la Cantoría de Mérida, una agrupación puntal en el canto coral en los andes venezolanos. Tuvo grandes maestros y con todo ese bagaje de conocimientos vino a Margarita.
“En mis inicios como cantante, en los años 80 cuando comencé en la Orquesta Típica Margariteña con el maestro Beto Valderrama, Cheo estuvo muy vinculado a mí, el guió mi manera de cantar. Me decía  cómo debía sonar mi música para que llegara el mensaje, que impactara a la gente. Cómo debía ser el sonido de la voz, el color, el brillo y de qué manera interpretar los diferentes géneros.. Desarrollamos una hermosísima dialéctica. Me decía – no cantes lineal, no cantes una canción de arriba abajo pensando en otra cosa-. Eso perduró a lo largo de más 30 años. Lo extraño muchísimo. No hay palabras para expresar lo que siento ante la pérdida de este amigo entrañable, leal que siempre estuvo cuando lo necesite y me acompañó en todos mis sueños musicales. Siento mucha tristeza porque además hay música irrepetible, que no va a sonar igual. Fue un maestro y así lo presentaba”.

 

Para Asdrúbal José Hurtado Aguilar (Cheo Hurtado), la voz de Cheo González y su manera de interpretar, fue  única, una de las mejores voces de Venezuela y de Latinoamérica, además  una persona maravillosa, un ser humano indescriptible. “Conocí al compai Cheo hace muchos años, estaban en la producción del primer disco de Opus 4 y me invitaron a que fuera el productor artístico. Allí comenzó una amistad infinita que aún perdura donde quiera que él pueda estar. Siempre nos unió de una manera incondicional, el amor por la música. Teníamos una manera de tocar guitarra que parecía que siempre estábamos ensayados, coincidíamos en los mismos acordes y las mismas armonías, siembre bajo una  mirada cómplice. Compartimos algo maravilloso, dábamos serenatas por teléfono a cualquier hora de la madrugada con el cuatro y la guitarra y también en los muelles de Juangriego. Fue dedicado y detallista, tocaba esa guitarra de acompañamiento popular que hace mucha falta en el país, con una manera de armonizar y un estilo muy particular”.Para Asdrúbal José Hurtado Aguilar (Cheo Hurtado), la voz de Cheo González y su manera de interpretar, fue  única, una de las mejores voces de Venezuela y de Latinoamérica, además  una persona maravillosa, un ser humano indescriptible. “Conocí al compai Cheo hace muchos años, estaban en la producción del primer disco de Opus 4 y me invitaron a que fuera el productor artístico. Allí comenzó una amistad infinita que aún perdura donde quiera que él pueda estar. Siempre nos unió de una manera incondicional, el amor por la música. Teníamos una manera de tocar guitarra que parecía que siempre estábamos ensayados, coincidíamos en los mismos acordes y las mismas armonías, siembre bajo una  mirada cómplice. Compartimos algo maravilloso, dábamos serenatas por teléfono a cualquier hora de la madrugada con el cuatro y la guitarra y también en los muelles de Juangriego. Fue dedicado y detallista, tocaba esa guitarra de acompañamiento popular que hace mucha falta en el país, con una manera de armonizar y un estilo muy particular”.Para Asdrúbal José Hurtado Aguilar (Cheo Hurtado), la voz de Cheo González y su manera de interpretar, fue  única, una de las mejores voces de Venezuela y de Latinoamérica, además  una persona maravillosa, un ser humano indescriptible. “Conocí al compai Cheo hace muchos años, estaban en la producción del primer disco de Opus 4 y me invitaron a que fuera el productor artístico. Allí comenzó una amistad infinita que aún perdura donde quiera que él pueda estar. Siempre nos unió de una manera incondicional, el amor por la música. Teníamos una manera de tocar guitarra que parecía que siempre estábamos ensayados, coincidíamos en los mismos acordes y las mismas armonías, siembre bajo una  mirada cómplice. Compartimos algo maravilloso, dábamos serenatas por teléfono a cualquier hora de la madrugada con el cuatro y la guitarra y también en los muelles de Juangriego. Fue dedicado y detallista, tocaba esa guitarra de acompañamiento popular que hace mucha falta en el país, con una manera de armonizar y un estilo muy particular”.Para Asdrúbal José Hurtado Aguilar (Cheo Hurtado), la voz de Cheo González y su manera de interpretar, fue  única, una de las mejores voces de Venezuela y de Latinoamérica, además  una persona maravillosa, un ser humano indescriptible. “Conocí al compai Cheo hace muchos años, estaban en la producción del primer disco de Opus 4 y me invitaron a que fuera el productor artístico. Allí comenzó una amistad infinita que aún perdura donde quiera que él pueda estar. Siempre nos unió de una manera incondicional, el amor por la música. Teníamos una manera de tocar guitarra que parecía que siempre estábamos ensayados, coincidíamos en los mismos acordes y las mismas armonías, siembre bajo una  mirada cómplice. Compartimos algo maravilloso, dábamos serenatas por teléfono a cualquier hora de la madrugada con el cuatro y la guitarra y también en los muelles de Juangriego. Fue dedicado y detallista, tocaba esa guitarra de acompañamiento popular que hace mucha falta en el país, con una manera de armonizar y un estilo muy particular”.

Sensei Eduardo Riveros – El karate como camino de vida

margaritatoday_IV_orgullomargariteno1a

Sembrando valores y atletas de Margarita para el mundo

Desde muy pequeño, Eduardo Riveros supo que su camino iba a ser el Karate. Llegó a Caracas a los 4 años de edad procedente de Chile. De padre karateca, a los 8 años de edad se inició en esta disciplina, junto a sus hermanas, de la mano del Kyoshi Shoko Sato, pionero y fundador del karate en América, siendo el primer niño en el mundo que lo hacía en una escuela organizada, ya que en esos tiempos las Artes Marciales no se impartían a niños pequeños. Compaginó sus estudios con sus entrenamientos y obtuvo su cinta negra en el año de 1980. A los 18 años comenzó a estudiar Biología en la USB, pero su maestro le encomendó la labor de desarrollar el Karate en Venezuela y decidió que fuera en la Isla de Margarita. Paralelo a sus estudios universitarios, en La Salle, daba clases de Karate en colegios y gimnasios hasta graduarse en el año 1985 en Oceanografía y Acuicultura.

“Me di cuenta que mi verdadera pasión era el karate, me sentí muy motivado porque veía que había a una conexión con la gente. Entonces decidí montar mi propio Dojo”.

– ¿Qué es lo que más te gusta del Karate?

– El karate deportivo es el que me ha dado a conocer a nivel internacional, pero mi verdadera pasión es el karate tradicional, como educación, como camino y forma de vida, como manera de enseñar valores a los niños, sobre todo ahora que se han perdido, para mí eso es lo más importante de lo que hago.

“El karate es parte de ti, es algo que crece en ti. El karateca es una persona que está dispuesta a dar y eso es lo que yo trato que mis alumnos comprendan.”

– ¿Cómo utilizas el cuerpo para crear un técnica ´perfecta?

– Por repeticiones, para lograr algo tienes que entrenar. El karate es una búsqueda constante de la perfección. Siempre es un reto. Nunca debes pensar que llegaste, tienes que defender ese nivel y subir más. Hay que mantenerse actualizado, seguir siendo alguien en el mundo del karate. El pasado es una especie de escalón para apoyarte en él y seguir subiendo.

– ¿En qué otras disciplinas puede apoyarse el karate?

– Pesas para la musculación, yoga e incluso el ballet para la flexibilidad y el trote para la condición física aeróbica.

– ¿Qué condiciones debe tener una persona que quiere dedicar su vida al karate?

– Para mí cualquier persona que pisa mi tatami, pienso que va a ser un buen karateca. No descarto a nadie, con paciencia y dedicación se puede lograr formar a un buen karateca. Lo fundamental es un buen maestro que sepa guiar a su alumno. Mi mayor orgullo es contar con alumnos que tienen toda la vida conmigo y hasta traen a sus hijos a entrenar, porque ellos han elegido el karate como forma.

margaritatoday_IV_orgullomargariteno1c

– ¿Cómo haces para mantener en tus alumnos esa chispa encendida?

-Trato de estar actualizado y siempre activo para demostrarles lo que quiero enseñar, porque como maestros debemos ser el ejemplo a seguir. Si ellos ven que me mantengo creerán más en mí. Yo creo que lo que hago deja algo en cada uno.

– ¿Cuáles son tus metas a largo y a corto plazo?

– A largo plazo, dejar un legado, que el día de mañana sea recordado por haber hecho algo positivo por la isla y por Venezuela. Soy director de arbitraje competitivo de Venezuela y me esfuerzo muchísimo por dejar árbitros preparados porque es muy importante para que haya buenos atletas, igualmente he formado muchos instructores que dan clases en diferentes partes del mundo. A corto plazo, que mi familia esté bien porque se lo merece. Tengo una familia maravillosa, yo no hubiera hecho todo lo que he hecho sin mi esposa que siempre me ha apoyado, ella es mi inspiración, mi musa. Quiero que mis alumnos puedan seguir creciendo conmigo.

“Para mí el karate es alegría.”

Yo puedo estar muy cansado pero en la clase me lleno de energía. Quiero que el Dojo sea felicidad para los que estén aquí, hay gente que dice que es un oasis, quiero tratar de mantener eso. Tratar de no perder lo que he logrado como árbitro internacional. Estoy catalogado como uno de los 10 mejores árbitros del mundo. Quiero mantener mis licencias de arbitraje, actualizarme y que mis hijas sean unas persona felices.

– ¿Recuerdas algún momento en especial significativo en tu carrera?

– Momentos significativos, muchísimos. Como profesor, el compartir con los alumnos, alegrías, risas cuentos. Como atleta recuerdo dos momentos, fui el capitán del equipo de Karate de Venezuela cuando fuimos al primer mundial de la Escuela Shito Riu en Japón y ganamos medalla de bronce, luego a los dos años gané la Copa Simón Bolívar por segunda vez consecutiva y fui selección nacional. Como entrenador, he tenido grandes logros, recuerdo una atleta de los Robles, Dilcimer Brito, impresionante, nunca la voy a olvidar. Tuve también atletas como Hugo Anaya, Alba Anaya mi esposa, Cesar Herrera, Carlos Reyes y muchos otros que me han dado muchas satisfacciones.

– ¿Qué crees que es lo más importante de tu labor?

– Haciendo lo que hago, estoy marcando una diferencia. En un país que está gris, tengo gente que está floreciendo, eso para mí es muy importante. Me siento muy orgulloso de ser venezolano y de todo lo que tiene mi país.

– ¿Si te concedieran cumplir un deseo, que pedirías para Venezuela?

– Pediría, que nuestra moneda recuperara su valor, que tengamos paz y tranquilidad, que se acabe la delincuencia y que la gente entienda que todos unidos podemos llegar mucho más lejos. No importa lo que tú creas porque Hoy por hoy, Eduardo Riveros, es Séptimo Dan de la Escuela Shito Riu y homologado por la Federación Venezolana de Karate, uno de los grados más altos que hay en el mundo para un occidental, miembro de la Comisión de Arbitraje Fvkd (Federación Venezolana De Karate Do), Arbitro Internacional, entre otros títulos. Ha formado atletas de alta competencia que han dejado en alto el nombre de Venezuela y del estado Nueva Esparta en el mundo entero. Ha graduado más de 160 cintas negras y mantiene un promedio de 400 alumnos en el Dojo.

Mmargaritatoday_IV_orgullomargariteno1b

Además realiza una importante Labor Social con niños de pocos recursos económicos, apoyándolos en su carrera como karatecas. “Lo hago porque también pasé por muchas cosas y si a mí no me hubieran dado la oportunidad y hubiera tenido que dejar el karate, me hubiera perdido de vivir todo esto. No puedo permitir que una persona que tiene las condiciones pierda la oportunidad de cumplir sus metas o no estaría creyendo en lo que hago”.

Para concluir el Sensei Eduardo Riveros dijo: “Si tengo que salir de este mundo mañana, voy a estar feliz con lo que he logrado y cuando me pare frente a San Pedro, me dirá: pase adelante”.

 

Texto: Desirée Depablos / Fotografía: Régulo Briceño

Publicado en el margaritatoday.com.

Esther González – Cocina cero kilómetros de Margarita para el mundo

margaritatoday_III_orgullomargariteno1portada

 “Si todos conociéramos mejor los ingredientes que tenemos hubiera una mejor cocina margariteña”

Entrando al pueblo de Pedro González, frente a la Plaza Bolívar, está  “La Casa de Esther”. Una hermosa  casona colonial con grandes ventanales que alberga más que un Restaurante, un mundo de sabores exquisitos, sensibilidad, amor y dedicación de una gran mujer que nació para hacer feliz a la gente con su comida.

Y es que Esther González, siempre supo que iba a ser cocinera, según cuenta, desde que era una bebé. – Imagínate que  mi primera fiesta de cumpleaños se llamó  “Queremos mejores cocineros”, mis tarjetas eran una postal con unas muñequitas cocinando ¿Puedes creer que eso marcó mi vida? Mi mamá era maestra y escritora, pero en mi casa siempre se comió muy bien, además yo pasaba mucho tiempo con mi abuela y ella cocinaba mucho, entonces comencé jugando a cocinar y más nunca pude parar.

margaritatoday_III_orgullomargariteno1b

Conversar con Esther es un placer igual que degustar su comida. El lugar es perfecto,  decorado con una amplia colección de antigüedades, colores,  artesanías, plantas y objetos curiosos. “Tengo  más de 20 años acumulando antigüedades, checheres como yo les digo. Hay muchísima gente que ha colaborado conmigo, que se emocionan cuando entran aquí y me traen cámaras viejas,  botellas, fotos, máquinas de escribir y tengo muchas más cosas en mi casa”.

 -¿Eres cocinera o chef?

– Cocinera, ahora todo el mundo quiere ser chef porque el chef manda,  le da más caché y más categoría, pero a mí me gusta nadar a la contraria quiero ser cocinera. Hay muchos chef que no cocinan.

Es más humilde decir que se es cocinera. Cuando cocino, pongo el sentimiento, el placer y el gusto de cocinar para esa persona, lo único que espero  es que sea agradecida y me diga que bien te quedó o que mal te quedó, pero eso nunca pasa porque lo hago con mucho amor, con mucho gusto”.

 – ¿Cómo defines tu cocina?

-A mí no me gusta hablar de fusión,  pero el mundo se nos ha vuelto chiquito, entonces tenemos que tomar ingredientes de acá y de allá y unirlos para mejorar el producto. Yo me baso en la cocina tradicional, me inspiro en la tradición y reproduzco mis platos de una manera más contemporánea. Trato de cocinar con los elementos que hay. Para mí, es una cocina cero kilómetros, hecha con lo que me da la naturaleza. Una cocina nueva, que no tiene mucho recorrido, porque están muy frescos. En Margarita tenemos muchísimos ingredientes buenos, pero vemos mucho hacia afuera. Deberíamos vernos más al interior, conocernos  mejor y conocer los ingredientes que tenemos, Si todos conociéramos mejor los ingredientes que tenemos hubiera una mejor cocina margariteña

Aquí cocinamos con lo que hay. Los platos que tengo son invenciones mías, es  un menú  medio rebuscado, pero se puede hacer, con ingredientes naturales, pensando siempre que  el factor esencial del plato es la frescura.

 -¿Que ingrediente no faltaría nunca en tu cocina?

-El ají dulce. Lo que puedes plasmar en el plato con ají dulce, es cuestión de magia. Puedes llevarlo a diferentes niveles y usarlo en todo lo que quieras. Siempre lo tengo, lo compramos aquí en el pueblo, en la Hacienda el Tanque, ellos tienen un sembradío de ají dulce, berenjena, cebollín y cebollas moradas bellísimas. Para el pescado, tengo dos personas en quien confío, no le compramos pescado a todo el mundo. Usamos 6 o 7 tipos de pescado básicamente. Jurel para el hervido, mondeque, cochina, raya, cazón, sierra y mero.  No nos complicamos la vida, si hay mero hacemos ceviche, sino usamos raya para las hallacas,  cazón para el cazón en crema de jojotos, para el cuajado o para rellenar los ajíes, porque  para el margariteño el plato emblemático es el cazón guisado. Por eso nosotros reproducimos muchísimo el cazón y lo ponemos en diferentes ´platos. Lo que es cazón y el ají no pueden faltar nunca en esta casa:

margaritatoday_III_orgullomargariteno1c

-¿Qué es lo que más te gusta de tu oficio?

-Servir a la gente, hacerla feliz por el estómago, eso es muy lindo, dar de comer, levantarle el espíritu a la gente comiendo. Hay gente que llega triste y se va feliz y esa es la mayor retribución que  pueda tener en la vida.

-¿Que te gusta comer? ¿De tus platos cuál es tu favorito?

-Me gusta comer de todo, pero me gusta comer rico, sano y honesto. No me gusta que me engañen. De mis platos, me gusta muchísimo un filete glaseado con chile y ron en salsa de banana, es uno de mis favoritos. Me encanta una crema de caraotas que hacemos aquí con especias y jengibre, la amo. Los mixtos de ajíes los amo porque se me derriten en la boca, a mí me gusta comer.

– Alguien que te hay inspirado en la cocina

-La persona que más me ha inspirado en la cocina ha sido mi abuela, la mamá de mi mamá. Era una vieja que cocinaba muy bien, cocinaba muy aromático. Tu podías venir a dos cuadras de la casa y sabías que ibas a comer rico, porque era muy perfumado lo que cocinaba. Entonces yo cuando plasmo un plato siempre pienso en ella. En la Margarita de antes se cocinaba con lo que había y eso no ha cambiado mucho. De la nada se hacían buenos platos. Eso es lo que tenemos que aprender

-¿Que le aconsejarías a una persona que comienza en las artes culinarias?

-Que tienen que regresar, ir hacia atrás. Aprender la cantidad de ingredientes que tenemos, tienen que conocerlos, los peces, todo lo que hay. Probar y entonces a partir de ahí evolucionar la cocina. Todo es evolución en la vida, pero siempre tenemos que buscar inspiración en lo de atrás.

La cocina venezolana es muy extensa, tenemos una cantidad de platillos maravillosos hechos con ingredientes sencillos. Hay que inspirarse, buscar, urgar, aprender, dejar la flojera que tenemos y seguir adelante. Tendríamos un gran país si dejáramos la flojera y construyéramos más, dejáramos de hablar tanto para hacer más.

-¿Que técnicas utilizas más en tu cocina?

– Primero una de las técnicas de nuestra margariteñidad,  como es el sofrito. El cocinero siempre se inspira en las técnicas francesas pero no nos podemos quedar allí.  Yo soy amante de la cocina de la india, me encanta trabajar con frutos secos, especias, ingredientes naturales. Me gustan los productos de verdad.

 -¿Cuáles son tus Metas a futuro?

– Quiero seguir cocinando, seguir evolucionando, hacer productos para que la gente los pueda llevar y ser feliz también en su casa consumiendo productos de acá. En algún momento de mi vida quiero hacer dos o tres libros y enseñarle a la gente lo feliz que fui cuando pequeña, con todo lo que comíamos en casa.

 -Alguna anécdota que recuerdes de manera especial

-Una vez un niño de 9 años, pidió calamares rellenos con chorizo, almendras y  semillas de ajonjolí. Su madre me picó el ojo y me dijo que el niño comía muy bien, que era muy exquisito. Le traje el plato y me fui a la cocina. Entonces el niño empezó a llorar y la señora que atendía las mesas me dijo que fuera a esa mesa porque había un problema. Yo vine pensando que al niño no le había gustado el plato y le dije:. Mi querido ¿qué te pasa?, ¿por qué lloras?,  sino lo quieres comer, no lo comas, te dije que era un plato fuerte.  Él me respondió: No es un plato fuerte. La mamá le dijo llorando también, dile lo que me dijiste a mí. Yo no entendía que pasaba, que había hecho mal.  Y el niño me dijo: “Ahorita me siento en el cielo”. Fui a la cocina y le traje unos erizos. Le dije a la madre que lo siguiera alimentando bien, haciéndole cocina de corazón, con alma. Que un niño de esa edad te conmueva de esa manera, es muy grande, no tiene precio. Vale la pena todo lo que pase, ante algo así.

margaritatoday_III_orgullomargariteno1d

-¿Que pedirías para la isla de Margarita?

-Yo le pediría a la gente sonreír y atender bien al turista. En las manos tenemos el poder convocatorio de decirle a la gente, “vengan a la isla, disfruten”. Atender a la gente con cariño, es lo mínimo que podemos hacer porque Margarita tiene que seguir creciendo como destino turístico.  Implantarlo desde las escuelas, enseñar a los muchachos que tenemos un gran país, una gran isla y que tenemos que sonreírle al turista. Es algo sencillo, algo fácil, ¿sabes lo fácil que es sonreír?

Y con estas palabras y una gran sonrisa despedimos esta entrevista y tuvimos el placer de saborear una comida auténtica, única, diferente y sobre todo exquisita, hecha con amor y creatividad, por Esther González junto a su hija y su yerno. Merecedora de infinidad de reconocimientos a nivel regional y nacional, cocina honesta,  de esta tierra hecha por su gente, orgullo margariteño.

Texto: Desirée Depablos / Fotografía: Régulo Briceño

www.margaritatoday.com

Lucienne Sanabria: “La Voz Telúrica de Margarita”

 

Lucienne Sanabria

Juan Griego, con su fascinación vespertina, acogió a una niña de luz venida de caracas: Era Lucienne Sanabria, nacida en la capital de Venezuela el 3 de octubre de 1963. Con tan solo tres meses de vida,  esta niña “recaló” con sus padres en la isla, entre oleajes, los cantos de su madre, Candelaria y la orientación de su padre, José “Checame” Sanabria.

10 años después comienzan sus afanes musicales con el maestro Luis Manuel Gutiérrez, desde que la maestra Esther Quijada de González descubre, en la escuela primaria, sus dotes musicales. La niña alcanza los 14 años de edad y es invitada a cantar con el maestro “Beto” Valderrama Patiño en las cuerdas del Norte.

Es acogida en la Orquesta Sinfónica Nacional Juvenil, núcleo Nueva Esparta. Y el Maestro Rómulo Lazarde la inicia  en los estudios de teoría, solfeo y armonía. Al momento de elegir un instrumento, la joven se decide por el clarinete y lo ejecuta durante 4 años, bajo la dirección de los maestros: José Gay, Jesús Márquez Yendes, Alfredo Martínez y Pedro Naranjo.

Las incursiones de Lucienne en el canto, aparte de las escolares en actos culturales, surgen a partir de 1979 con el festival de Voz Liceísta celebrado en Acarigua. Obtiene el premio que le acredita como insular. En 1981, gana el Festiva de La Canción Inédita Neoespartana.

1986 es un año muy importante para esta artista; porque graba, con el conjunto de Beto Valderrama Patiño, las bellas melodías de “mandolina Margariteña” y “Valle de san Juan”. Mas tarde, edita “El cantar margariteño”, su segundo LP, junto a cecilia gil y Gerardo Reyes. Su tercero LP, denominado “Canto a La Virgen del Valle” y su primer CD, “Lucienne”, la consagran como solista de renombre.

La hermosa tesitura de voz de esta artista margariteña, que alguien ha denomina “La Voz Telúrica de Margarita”, por su canto que suena a deseos de la tierra para abrazar el mar, se ha ganado el privilegio de compartir escenario con: Oscar D’ León, Maria Teresa Chacin, Floria Márquez, Reinaldo Armas, Hernán Marín, Jesús Sevillano, Lilia Vera, María Rodríguez entre otros.

Con la Orquesta  Típica Margariteña, realizó numerosas actuaciones en las que destacan, Homenaje a Francisco Carreño, Poeta Gustavo Pereira, Teatro Municipal de Puerto Cabello, Ateneo de Carúpano. Con el conjunto de Alberto Valderrama Patiño ha recorrido importantes salas nacionales como internacionales, tales como: Salas Ríos Reyna y José Félix Rivas del teatro Teresa Carreño, Sala Ana Julia Rojas del Ateneo de Caracas en homenaje al Poeta y periodista Jesús Rosas Marcano, Aula Magna de la UCV, Teatro Cajigal de Puerto Cabello.

En el 2003 forma parte del espectáculo organizado para los miembros de la Cumbre de OEA realizada en Margarita. En el año 2006 es invitada al Festival de la décima Iberoamericana, participa en el Foro de los 100 días, organizado por el Centro de la Diversidad Cultural de Venezuela (Gala Oriental). Concierto “Cuaresma en Voces” Sala PDVSA, Puerto La Cruz. Invitada permanente en actividades de gran relevancia efectuadas por la Universidad de Oriente.

Lucienne Sanabria ha participado en múltiples festivales nacionales e internacionales. De su trayectoria internacional destacamos: “Gala de Venezuela”, Festival del Fuego en Cuba, años 1992 y 2005, posteriormente, Cancún, México y Surinam. Recientemente  en “Expo Cuba Disco 2007” en la gala de Venezuela, Teatro Carlos Marx y Sala de las Américas en la Habana Cuba.

Como coralista fue miembro de la coral VIASA, dirige el coro “Niños Cantores de Juangriego”, grupo que tutela con excelencia. Lucienne se distingue como docente de música y folklore, coralista y voz telúrica de la isla de Margarita, que apuntala, con su canto, lucha y trabajo, nuestra identidad regional.

Texto y fotografía: Régulo Briceño

www.margaritatoday.com

 

Yo sueño las canciones – Ibrahim Bracho

“Cuando escribo una canción que me conmueve, en ese momento yo soy feliz”.

Ibrahim Bracho, llega como siempre de buen humor, con la sonrisa en la cara, con el chiste en la boca, con esa alegría contagiosa que siempre lo acompaña y que le ha hecho merecedor del cariño de quienes lo conocemos.  Así es este margariteño de pura cepa, orgullo de la tierra que lo vio nacer. San Juan Bautista. Allí escribió su primera canción, “Sanjuanerita”, inspirado en una muchacha muy bonita que bajaba de Fuentidueño vendiendo dulces y frutas. Cuatrista, cantante y compositor, desde siempre llevó la música en la sangre.

margaritatoday_II_orgullomargariteno1e

En su familia paterna todos eran músicos, cuando se reunían se armaba la fiesta cada uno tocaba un instrumento y todos cantaban. “Pero por el lado mi mamá… ella cantaba muy bonito pero mi abuela era una campana de cartón, desafinaba hasta respirando”, dice entre risas.

Para Ibrahim Bracho, su carrera artística comienza cuando estudiaba en el  liceo Rísquez, allí conoce a  su gran maestro, Isidro Spinetti.  De su mano se inicia como cantante en el Gran estudio de Ramón Miguel González, Programa de Radio Nueva Esparta, el resto es historia. Entró a Venevisión por la puerta grande como bolerista exclusivo en el programa Noches de Venevisión, también fue cantante exclusivo del Show Fantástico Canal 8. Llegó a compartir el escenario con  importantes figuras nacionales e internacionales entre ellas: Simón Díaz, Alfredo Sadel, Rafael Montaño, Gualberto Ibarreto, Serenata Guayanesa, María Teresa Chacín, Ilan Chester, Chelique Sarabia, Hernán Marín, Joselito, Roberto Ledesma, Sarita Montiel, Marco Antonio Muñiz, Chucho Avellanet, Leo Marini, Alberto Yánez, Vicky Car, Agustín Irusta, Rubén Juárez y Armando Manzanero entre otros. Ha recibido innumerables premios y reconocimientos en su trayectoria artística llegando a ser Pätrimonio Cultural Viviente del estado Nueva Esparta.

margaritatoday_II_orgullomargariteno1d

-¿A que le escribes?

– Todo me inspira, la llovizna, la familia, el amor, la vida, el desamor. Soy muy pisciano. Siempre escribo, yo sueño las canciones. Le canto a mis amigos; José Ramón Villarroel, Francisco Mata, Jesús Ávila, Miguel Rivera, ellos han sido mi escuela, mis amigos del alma, considero  que lo merecen y hay que hacerlo en vida.

-¿Alguna anécdota que recuerdes?

– Hay muchas, una vez me tropecé con un cable de una de las cámaras y llegué gateando al escenario. Entonces el presentador que estaba pilas dijo: “este si es un margariteño auténtico, es tan margariteño que se vino nadando”, comenta entre risas y agrega, “me sacó la pata del barro”..

-¿Cuál de tus canciones recuerdas con especial cariño?

– Te voy a responder con una frase de Augusto Fermín, quien fue mi primer maestro de música en el liceo, Yo nunca podría decir cual de todas mis canciones es la mejor porque todas son mis hijas, respeto mucho esa frase.

-¿Enamorabas a las muchachas con tus canciones?

– Parece mentira pero no. En esos tiempos era meter mentiras, pero mentiritas blancas, siempre he sido un enamorado de la vida, adoro a todas las mujeres, no se puede vivir sin amor.

-¿Que es la felicidad para ti?

-Es una pregunta incontestable. Para mí La felicidad es tan grande y Dios es tan sabio que nos la administra de a poquito. Eres feliz cuando llegas a tu casa y tu hija te da un beso. Eres feliz con el triunfo de un amigo, al encontrarte con una persona que quieres.  Disfrutas ese momento, esa emoción que siempre está allí y lo que hay es que sacudirla un poquito. A mi me hace muy feliz el triunfo de los demás, cuando escribo una canción que me gusta, que me conmueve, en ese momento yo soy feliz.

Texto: Desirée Depablos / Fotografía: Régulo Briceño

www.margaritatoday.com

 

 

 

Magaly Salazar Sanabria, la poesía hecha mujer

orgullomargariteno1a

“Todo escritor debe estar comprometido con su país y con el mundo, no puedes ser ciudadano local”.

Magaly Salazar Sanabria, nació el 31 de Agosto de 1940, en La Asunción, sus padres Don Andrés Salazar Yáñez,  administrador de empresa y  poeta y doña Josefina Sanabria García de Salazar maestra de educación de niños, ambos margariteños, le brindaron una infancia feliz inculcando valores de honradez, generosidad y amor.

Magaly desde muy niña sintió inclinaciones poéticas, creció en una familia de poetas que despertaron en la pequeña niña el interés por las letras “Por el lado de los Salazar, mi papá, mis tíos, mi abuela, mi tía  eran todos buenos poetas y por el lado de los Sanabria tenía a mi abuelo que era un contador de cuentos, un margariteño de pura cepa que para todo tenía un chiste”.

-¿Cómo era esa Margarita en la cual creció Magaly Salazar?

– Mi infancia en La Asunción fue  muy bella… bucólica. Había un patrón de educación, la gente no era rica pero tenía principios. Era una época de puertas abiertas, no existían llaves. Recuerdo la  música y el sonido margariteño del “mijoooouu” que se metió en mi corazón para siempre. Tenía unos abuelos honestos, solo vi generosidad. Mi abuelo tenía una finca donde había una fábrica de aguardiente y todo tipo de frutas, allí llegaban muchos  pájaros y mi corazón se llenó del espíritu de la  naturaleza. Fui muy feliz, por eso me duele cuando los niños son desgraciados y crecen con amarguras. Me fui a Caracas a estudiar pero nunca nadie me contaminó mi forma de ser.

orgullomargariteno1b

Magaly Salazar llega a Caracas con la decisión de estudiar medicina pero no pudo ingresar a la facultad y le recomendaron comenzar con odontología para hacer luego el traslado pero no fue posible. Es entonces cuando da el salto de las ciencias a las letras y se inscribe en la Facultad de Letras de la Universidad Central de Venezuela.

Divorciada, luego de perder a su primer hijo y dar a luz a una niña, se muda al piso 17 de un edificio de clase obrera, en El Valle. “Allí se celebraban las fiestas de la escuela de letras porque yo era la representanta ante el consejo de la escuela de los estudiantes, fue una época muy bella, nos tocó el período de la renovación. Además fui muy afortunada, porque  tuve los mejores maestros: José Rafael Cadenas, Oscar Sambrano Urdaneta, José Balza, María Fernanda Palacios, Guillermo Sucre y Gonzalo Rojas, fueron algunos.

-¿Algún escritor que haya influido en tu obra poética?

– A mí me gusta la concisión de  José Rafael Cadenas y la cercanía con  la naturaleza de Eugenio  Montejo, además leo muchas traducciones de grandes poetas franceses, suecos, rusos y uno se va alimentando con eso y creando su propio estilo. El venezolano  es estudioso, Europa no está muy interesada en nuestra literatura, se dedica más a lo clásico,  sin embargo nosotros leemos todo lo que nos cae y eso es una gran cosa. Yo soy amante de los haiku japoneses,  esa brevedad  para expresar con el menor número de palabras posible. Por ejemplo “Se llama guitarra la memoria sonora de Lauro”, “La fascinación siempre vespertina en Juangriego”.

Los textos de Magaly Salazar son un reflejo de sus intereses y en muchas ocasiones producto de una gran investigación. No es mera inspiración la que hace fluir su obra poética. “Todo artista se nutre de todas las artes, a un poeta le gusta la danza, la música  cualquier manifestación artística”, afirma y todo esto me lleva a preguntarle ¿Cómo se enfrenta a un papel en blanco?

orgullomargariteno1c

“Las ideas vienen.- afirma- Hay poetas que dicen que debes escribir un libro de un solo tema y eso me parece aburridísimo. Uno de mis mejores libros lo dedique a la casa de mi abuela,  pero a su vez se lo dedique al vigía, y por eso se llama  ”La Casa del Vigía”,  ese personaje que  a la distancia ve  el cardumen y sabe si es jurel o sardina y cuantos kilos hay allí”.
“Escribí a la simbología de la casa y estudie con Gastón Bachelard, que significa el rincón,  la mesa, cada cosa, fue todo un trabajo de investigación. Tienes las ideas que hilvanas de manera poética y todo fluye”, agrega.

-¿Qué es la poesía para ti?

-La poesía es el lenguaje más alto que hay en la literatura pero desgraciadamente tenemos poca cultura poética, la gente lee más novelas que poesía

-¿En Venezuela se puede vivir de la poesía?

-No. Los novelistas venden sus libros pero los poetas regalamos nuestros libros para que la gente los tenga porque no se venden

 -¿Cómo defines tu poesía?

-A mí me gusta mucho entrar en el alma de las cosas tengo muy despierta la sensibilidad en los oídos y en los ojos. Mi poesía está muy cerca del alma de las cosas y de los seres, porque me importan mucho. No me creo gran poeta pero trato de hacer lo mejor que puedo, me exijo mucho. Toda mi poesía está atravesada por una vena amorosa, porque creo que es fundamental, soy una mujer que ama, educa con amor a sus alumnos, que quiere a sus hijos, quiero a la gente y por supuesto eso se tiene que ver en lo que uno escribe

-¿Es la literatura un reflejo de la sociedad?

-Claro que sí y creo que todo escritor debe estar comprometido con su país y con el mundo, no puedes ser ciudadano local, te debe doler todo lo que pasa en el mundo, porque somos uno solo. Mi libro  “Cuerpos de resistencia” (2006) tiene que ver con todo aquello que oprime al ser humano, hay sugerencia de la resistencia y la realidad que vivimos desde hace varios años en el país, la violencia extrema, la merma de calidad de vida, la quiebra de valores, corrupción, ineficiencia, atraso social y económico, pero también hay resistencia  a la soledad, la mentira, al ecocidio, a la injusticia, el abandono de las ciudades. Por supuesto un escritor debe y tiene que estar comprometido con su pueblo, con su gente con la raza humana.

-Finalmente quisiera preguntarte ¿Qué  pedirías para la isla de Margarita si te concedieran tres deseos?

– Primero educación, sin educación no hay nada. Hay que educar a la gente a cuidar el ambiente. La última vez que vine a Margarita me fui muy triste por la suciedad que vi. Yo daría talleres gratuitos de poesía a los niños. Segundo sería la salud, que los margariteños pudieran conseguir sus medicamentos y la dotación de hospitales y luego seguridad, tranquilidad y mejor situación económica, tres deseos no me alcanzan, pediría una carreta de cosas buenas para  mi isla.

margaritatoday_1_orgullomargariteno1portada

Una vida por las letras

Magaly Salazar Sanabria, Licenciada en letras egresada de la Universidad Central de Venezuela (UCV). Realizó la maestría en literatura hispanoamericana en la Universidad Pedagógica Experimental Libertador (Upel) y estudios de doctorado en la Universidad de Barcelona (España). Ejerció como docente en la UCV, en la Universidad Simón Bolívar (USB) y en la Upel. Fue secretaria general de la Asociación de Escritores de Venezuela, Zona Metropolitana de Caracas (1989-1992). Representó a Venezuela como directora del Capítulo de Caracas del III Encuentro de las Academias Iberoamericanas de Poesía (Georgetown University, Washington, EUA, 1997). En University of West Indies de Barbados dictó el curso Cultura Latinoamericana, auspiciado por la Cancillería Venezolana (1998). Se desempeñó como secretaria de Actas del Círculo de Escritores de Venezuela por dos períodos (1995-2000). En Nueva Esparta dirigió la Casa de la Cultura “Monseñor Nicolás E. Navarro” de La Asunción (2000-2003). ExVicepresidenta del Consejo Consultivo del Círculo de Escritores de Venezuela (2005-2008), Directora de Relaciones Institucionales de  la misma Institución (2011). Ha recibido las condecoraciones “Orden al Mérito en el Trabajo”, Primera Clase, y “Orden Andrés Bello”, Corbata. Recibió el Premio Regional “Casto Vargas León” (poesía; Nueva Esparta, 2001) y diploma de honor en el Concurso Lincoln-Martí, (Miami, 2006).

Aproximación a su obra.

La Poetisa Magaly Salazar, ha escrito y publicado varias libros, entre los que se encuentran: “No apto para los ritos de la Sacralización”;  “Ardentía;”  La Casa del Vigía” (mención de honor en el Concurso Fondene, 1992; “Bajío de Sal”; ”Levar Fuegos y Sietes”; “Cuerpos de Resistencia” y “Caudalía”, así como, en coautoría, Lo visible, lo decible, Quaterni Deni. Su más reciente  libro es Andar con la Sed y por publicar Arboladura dedicado a la isla de Margarita.

Su obra ha sido reseñada en varias Antologías de Poesía, entre ellas: Antología de la Poesía Amorosa Venezolana, Editorial Espada Rota (1995); Quienes escriben en Venezuela. (Diccionario Abreviado) del Profesor Rafael Rivas Dugarte (2004); Antología de Poetas Venezolanas de José Antonio Escalona (U.L.A .2002 ); y   Antología Poética, del Círculo de Escritores de Venezuela (2005).

El Pequeño Teatro Andante de la UDO  realizó un montaje teatral-musical a partir del libro Ardentía, que se llamó “Sentidos de la Ardentía (1995). Levar Fuegos y Sietes fue puesta en escena en un performance por el Teatro Simón Bolívar de Juangriego, dirigida por Rodolfo Rodríguez (1999). Ha publicado en importantes revistas literarias como: Actualidades, Poesía, Ínsula, Tiempo Real, En Negro, Actual, Caronicuar, Aremi,  Caracola, Opinión Pedagógica, Topoi, Revista Nacional de Cultura, Poda, Tropel de Luces, Margariteñerías, Investigación y Posgrado IPC,  y Letras.

Texto: Desirée Depablos / Fotografía: Régulo Briceño

www.margaritatoday.com